El lucio europeo tiene un cuerpo largo de forma casi cilíndrica. La cabeza relativamente larga tiene una boca que parece pico de pato y está abierta hacia arriba. La aleta dorsal de tamaño relativamente largo está situada muy atrasada, lo que le confiere una potencia extraordinaria en el arranque lo cual aprovecha para dar caza a sus presas.
El color varía con el hábitat - la espalda es normalmente de color verde-café, la coloración cambia hacia tonos más claros acercándose al vientre blanco. Las mandíbulas están provistas de dientes especializados, al igual que la lengua y los arcos de las agallas.
El tamaño promedio está situado entre unos 3 y 5 Kg. Existiendo ejemplares de hasta 25 Kg. El tamaño máximo mencionado arriba normalmente es solamente alcanzado por la hembra, ya que el macho es ligeramente mas delgado.
El lucio es un pez territorial y le gusta estar cerca de la orilla en aguas corrientes, lagos y grandes estanques. Prefiere las orillas con abundante vegetación  y otras posibilidades de esconderse, como troncos, raíces, rocas, puentes,. Necesita una calidad de agua buena para prosperar, así como agua fresca, nivel estable de las aguas, abundancia de peces pasto y abundancia de vegetación.
Se encuentra en la mayor parte de la península ibérica, excepto en Galicia, con mayor abundancia en los embalses del Júcar, ríos castellano-leoneses y Extremadura. Fue introducida en los años 50 por ICONA para la pesca deportiva, y ha ido conquistando otros muchos lugares de la península.
Esta especie es considerada exótica invasora y es objeto de medidas de control poblacional para intentar reducir el impacto negativo de su presencia en ecosistemas acuáticos ibéricos.

Los lucios se alimentan de peces de todas las especies y de cangrejos; pueden comer alevines de su propia especie. Sapos, aves y pequeños mamíferos también pertenecen a su espectro de presa. El lucio tiene reputación de ser un pez de rapiña muy agresivo, a pesar de que pasa la mayor parte del tiempo escondido entre la vegetación y de que no come tanto como la fama que tiene de ello. Los lucios a veces alcanzan la edad de 30 años. La reproducción tiene lugar en orillas con vegetación abundante.

 

Volver