EL BARBO

Quizás sea uno de los peces mas populares de cuantos existan en España, debido entre otras cosas a su poder de combate cuando se encuentra prendido de uno de nuestros aparejos. De cuerpo alargado y recubierto de multitud de escamas, algo achatado por el vientre y cabeza alargada, es un pez musculoso debido entre otras causas a su hábitat, ya que le gusta vivir en cursos de agua que presenten una buena calidad de agua y corriente moderada con fondos de grava y arena, aunque también solemos encontrarlo en embalses.

La freza del barbo comienza a primeros de Mayo y dura hasta Julio, es en esta época cuando se le puede apreciar subiendo los cursos de los ríos en busca de un sitio para desovar, por esta razón es conocida la subida del barbo como un acontecimiento ya que por norma general es cuando los grandes ejemplares abandonan las profundidades de los embalses.

Su alimentación se basa principalmente en el consumo de pequeños animales que conviven en su hábitat, larvas y pequeños crustáceos, pero también ingiere pequeñas cantidades de cereales y frutas sobre todo si estos se encuentran cerca de los cursos de los ríos y mucha gente piensa que también le gustan las algas, y en parte es cierto pero no por las algas propiamente dicha sino por los pequeños insectos que se encuentran en ellas.

Por lo tanto principalmente tentaremos al barbo con lombrices, larvas del propio río, insectos e incluso masillas, trigo o maíz.

¿Como se pesca ?

Tentar al barbo es un reto difícil ya que empleamos aparejos robustos, este se percatará en seguida del engaño, si por el contrario lo hacemos de manera ligera en el 80% de los lances él saldrá victorioso, siempre tentaremos a esta especie cerca del fondo ya sea en corriente o aguas mansas ya que rara vez come a medias aguas salvo cuando come algas ( ova, verdín, etc.) al cual ira decididamente al pasar por su entorno.

Volver